Minucia de minuta…dijo una trabajadora

 

Aunque muchos trabajadores de la educación están  inconformes con  el resultado del largo movimiento  iniciado por ellos para exigir al gobierno del estado el pago de los adeudos  a los terceros institucionales  y empresas privadas  que “prestan  servicios” de crédito, según mi manera de analizar  el asunto, merecen una gran felicitación por  su valentía, perseverancia, unidad y solidaridad  independientemente de  que en lo personal  fueran víctimas   o no de los perjuicios.

Es necesario dejar  bien claro  que fueron los trabajadores  de BCS quienes “obligaron” al Sindicato a brindarles el apoyo  ante las afectaciones  ocasionadas por  la irresponsabilidad del gobierno del estado  de disponer de un dinero   descontado del salario  cada quincena.

 El gobierno  no habría actuado de esa manera si el dirigente sindical en turno hubiera  intervenido oportunamente   para frenar la serie de abusos en ese sentido. Aunque no se quiera, pensar mal,  la actitud del Secretario General  y  del representante del Comité Ejecutivo Nacional deja ver que  algo recibieron del gobernador; porque no es posible  que quienes se  dicen  líderes de la organización que defiende los derechos de los trabajadores  tengan una actitud de  falta de solidaridad con quienes los están sosteniendo  política y económicamente; porque  además del salario íntegro, reciben una generosa compensación del Comité Ejecutivo Nacional del dinero de las cuotas de los agremiados, esos que no merecen  de su consideración ni de su respaldo.

Como lo que son, mercenarios de la actividad sindical, trataron por todos los medios de  parar  el movimiento, abiertamente lo intentaron en varias ocasiones y otras de manera velada, pero ante la decisión de los trabajadores  se vieron obligados a  apoyarlos. Es lamentable que  se den estos tristes episodios; sin embargo  son las formas típicas de actuar de los dirigentes sindicales  que llegan a esos espacios solo  para  acceder  a los beneficios económicos que  obtienen.

Verdaderamente es una total falta de vergüenza de  Mateo Casillas, haberse colocado en la primera posición de la lista plurinominal por si no gana la diputación por mayoría…y todo porque  Mateo esculpió  “políticamente ”  a la dirigente del PANAL  y ahora  ella , en una rara simbiosis  le construyó la diputación  sea como sea ( habrá otro que diga: “haiga sido como haiga sido”),

A los trabajadores que están desencantados y hasta deprimidos por los resultados, solo me queda decirles  que no fueron ellos los que recibieron esa respuesta, fueron sus flamantes dirigentes  sindicales que  en la hora final prefirieron ignorarlos para  firmar lo que a ellos les viniera en gana  de acuerdo a sus intereses personales  y de grupo de poder.

¿ Cómo no iba a aceptar Javier   Álvarez  lo que al  gobernador  le dio la gana  ofrecer si probablemente había de por medio no pocos intercambios de favores de quienes estuvieron al frente del sindicato durante los   tres años anteriores?  Todos los  empleos que Mateo consiguió para sus familiares y amigos  tienen un costo  y eso les ata la lengua  y les anula la capacidad de  actuar  en favor de quienes pagan por sus servicios.    ¿Qué  recibió  el representante del nacional? solo ellos lo saben

Próximamente  deberá hacerse el cambio de la dirigencia.

El Comité Ejecutivo  Nacional  les entregó  a los Secretarios Generales Delegacionales,  a los Representantes de Escuela  y de Centros de Trabajo,  unos teléfonos   celulares  para que estén  comunicados. Espero que los utilicen para  ponerse de acuerdo y cerrar filas  en contra de algunos integrantes del Comité Seccional que  de mil amores  apoyaban  los intentos de acabar con el movimiento aún antes de lograr nada… o casi nada, se logró algo

No necesito decirles quiénes son, ustedes lo saben mejor que yo. Tampoco les garantizo  que el Congreso  vaya a permitirles  una limpia general, todos sabemos que  la dirigencia nacional cuida que  en la   dirigencia de las  secciones  no se filtren  opositores, ya que si en todo el país pasara algo así, el grupo que se mantiene en el CEN  correría un grave riesgo, además que la Presidencia de la República no lo permitiría ( siempre hemos tenido los dirigentes que el gobierno pone).

Independientemente de todos los vericuetos  en las elecciones de la dirigencia, como dirían los sudcalifornianos, hay que ser  cochi (con perdón de los cochis)  pero no tan trompudo; o sea, que dejen a los menos  corruptos.

Tal vez una buena medida sea  que hagan una petición a Juan Díaz  en la que le detallen  su oposición a que  permanezcan en la sección  quienes  han faltado  al compromiso de hacer  trabajo sindical   aceptable. ¿ quiénes?, quienes se han beneficiado   durante su permanencia en el sindicato.  Algunos acomodando a familiares , otros adjudicándose plazas, (aunque digan   ahora que la ley lo impide, ellos le buscan y le encuentran  y otros lo hicieron  en cuanto llegaron) quienes han utilizado las despensas  de los huracanes con fines politiqueros, quienes  brillan por su ausencia en   sus lugares de trabajo; una cosa es  salir en comisión  a cierta hora y ciertos días y otra es nunca estar ni dejar quien  tome nota de las necesidades de los trabajadores.

Hay tantas cosas  negativas en algunos, pero ahora, con la tecnología se pueden lograr los cambios  para mejorar, aunque sea poco a poco (comunicándose para cerrar el paso  a quienes merecen ese trato).

Una vez más felicidades, sigan unidos, no se desanimen porque eso quieren quienes pretenden seguir ahí. Ustedes tienen la fortaleza, la razón, la integridad y la empatía de la que carecen algunos “dirigentes” .

No hay que contaminar el sindicalismo con la politiquería de los partidos. No necesito decirte que los trabajadores no necesitamos tener partidos políticos, somos tantos y tan diversos que hay partidos para todos, los que necesitan tener partido  son los pseudo dirigentes  sindicales que  quieren ser diputados, presidentes, senadores, regidores, etc.

El próximo domingo 7 de junio  ojalá los sudcalifornianos no salgamos con un “domingo siete”

 

 
 

Comenta la publicación.