Maestros que ganan más de un millón sin trabajar

 

No recuerdo bien el título de la nota de Excélsior publicada en internet la tarde del domingo 3 de mayo.

Leí la información y me quedé extrañada de que cuatro profesores de distinto puntos del país como BCS, Zacatecas y Aguascalientes, el cuarto no recuerdo de dónde era, tuvieran salarios tan altos.

El que supuestamente más gana sin trabajar, según la irresponsable nota de periódico es un Profesor de BCS y afortunadamente está vivo para aclarar a que se refiere dicho pago.

El mencionado maestro se retiró del servicio por jubilación, supongo que a partir de 2015 y el famoso pago de un millón cuatrocientos veintiún mil pesos y fracción corresponde a la prestación por jubilación que tienen los maestros homologados y transferidos que son quienes trabajan en educación media superior, superior y Normales. Los maestros de educación básica no gozan de dicha prestación.

Los profesores de los subsistemas mencionados reciben una gratificación de 17 días por año laborado, lo que significa que al docente difamado ( porque la nota es una difamación) le están otorgando el pago de 510 días de trabajo acumulados durante sus 30 años de servicio. De ahí el más de un millón de pesos que para un maestro es muuuuucho.
Si hacemos una simple división le corresponde un salario de 272 pesos por día, no lo que dolosamente maneja el periódico y si no es con dolo es con ignorancia.

En este caso la responsabilidad de una pésima nota” informativa” es tanto del periódico como de la SEP. El primero por no investigar el por qué de esos pagos “sin trabajar” y la segunda por no colocar una notita aclaratoria en su “transparente” información sobre el motivo o los conceptos de dichos pagos.

El caso es que algunos “comunicadores” le sirven a la Secretaría para tratar de desprestigiar a los maestros, máxime cuando no han podido demostrar en qué consiste la Deforma educativa además de las reglas para “poner en orden a los maestros” quienes el único pecado que tienen es el de ser sumisos a todas las disposiciones tanto de la parte patronal como de la sindical. En el aspecto pedagógico las cosas no han caminado.   Ya escuchamos la estratosférica cantidad de 300 pesos que se tienen asignados para la actualización docente.

Las escuelas de tiempo completo existían desde antes, sólo se han incrementado, pero eso ya estaba en el plan, además de que en algunos casos las materias “adicionales” se toman como de pasatiempo o relleno, nada de formalidad, y el proyecto de la asignatura de inglés tampoco se le ha dado la importancia que tiene ya que a los profesores de esta asignatura en educación primaria se les trata como maestros “de segunda”, con el respeto que merecen; no tienen prestaciones, sus sueldos son aún más bajos que los de los demás profesores, no cuentan con servicio médico y otras monerías.

En los últimos días y meses ha habido movimientos de protesta en varios estados y no precisamente porque no se esté de acuerdo en los exámenes para el ingreso y las evaluaciones para conocer la capacidad y calidad de los maestros en servicio. Las protestas en los estados corresponden a irregularidades de la Secretaría en los pagos que ahora se realizan a nivel central y que cuando no es en una entidad es en otra que no llegan completos además de las plazas informales que se otorgaron a muchos maestros antes de 2013 y que no han regularizado, la omisión del pago a Fovissste de los descuentos que se aplican a quienes tienen créditos.   Una serie de irregularidades de las autoridades estatales. .

En su afán de cubrir las necesidades educativas de la población , en el caso de BCS, explosiva por la cantidad de migrantes, abrieron escuelas de preescolar, primaria y secundaria sin tener el soporte de plazas de la federación y contrataron maestros con la promesa de regularizarlos en 6 meses o un año, ha pasado el tiempo y como la federación dice que si el número de alumnos por maestro es de 40 , hacen su operación matemática y llegan a la conclusión de que “sobran” profesores, son tan irracionales que no se ubican en que si varias escuelas dispersas construidas en el medio rural, tienen una población de 20 alumnos por grupo , esos estudiantes tiene que ser atendidos por un maestro y no tiene por qué un docente que está a 10 o 20 km. de distancia estar en dos escuelas al mismo tiempo solo porque estadísticamente tenga que atender 40 alumnos.

Con estas y otras irregularidades el sistema educativo no puede empujar la reforma tratando de enderezar el barco de un lado y provocar que se hunda por el otro.

No es con ataques al magisterio ni con mentiras sobre sus ingresos como se va a mejorar la educación y el trabajo docente. Se requiere algo más que la autoridad educativa ni idea tiene de qué es, y ya se le ha dicho, pero no le conviene escucharlo, mucho menos implementarlo. Es como si pretendieran que el campesino obtuviera una abundante cosecha arando con las uñas la tierra y regándola con saliva.

 

 
 

Comenta la publicación.