Los errores de PLANEA en la EMS

 

Muy mal debe andar la educación para que al final de la Educación Media Superior (EMS) todavía se tenga que practicar y evaluar la comprensión lectora, así como las operaciones básicas con números enteros, quebrados y fracciones decimales. Todas las evaluaciones, desde primaria hasta media superior, han dado preeminencia a estas dos áreas como si fueran las únicas o las más importantes que se imparten en todo el ámbito educativo.

He aquí una breve reseña de lo que consistió dicha prueba. Usted juzgue.

LENGUAJE Y COMUNICACIÓN

En esta prueba se utilizaron 4 textos: una carta comercial,  uno sobre la globalización, un cuento de la revolución mexicana y un artículo sobre hogares eficientes. La prueba consistió de 50 reactivos, aunque dos se desecharon por presentar problemas técnicos o una dificultad excesiva. Se contestó en tres sesiones intercaladas de 50 minutos cada una, con un descanso intermedio de 10 minutos.

La carta comercial solicitaba información sobre tres artículos de latón pero estaba mal redactada. De un tubo proporcionaba una medida pero no sus diámetros exterior e interior; de una varilla “T” -que no existe- tampoco daba la medida; y de una lámina le faltó su calibre. Dos preguntas se prestaron a confusión: el asunto central de la misma: comprar o plantear la compra, y a quién corresponde resolverlo: al gerente de la empresa que vende o al gerente de compras de la otra.

En los demás textos había reactivos para escoger respuestas combinadas, inferir conclusiones, escoger citas para apoyar puntos de vista, entrampar con tiempos y lugares no concordantes, suponer intenciones y motivos, escoger frases análogas a otras, identificar cómo se presentan las acciones en el texto, identificar acciones a partir del perfil psicológico  que el alumno haga del personaje, completar frases con varios faltantes, identificar el enunciado que resumen dos párrafos, el esquema gráfico que representa la estructura del texto, el significado de una palabra, el tipo de relación entre dos párrafos y el propósito comunicativo del autor. Se evaluó mayormente la capacidad intelectual y en menor medida lo que el maestro enseñó en el aula. ¿Esta es una evaluación objetiva?

MATEMÁTICAS

La prueba se realizó en dos sesiones de 30 reactivos cada una, aunque dos se desecharon por también presentar problemas técnicos o una dificultad excesiva. Llama la atención de que para 60 reactivos se hayan destinado dos sesiones pero para 50 reactivos del área de lenguaje y comunicación se destinaran tres sesiones. Esto a pesar de que la prueba de Matemáticas fue más pesada por la cantidad de operaciones que los alumnos tuvieron que realizar en cada reactivo.

Aquí los alumnos tuvieron que analizar gráficas, apreciar figuras geométrica, grado de giro de un cubo trunco en uno de sus vértices, deducir la medida faltante para calcular el área, identificar diferencias en construcciones rotadas, la gráfica que corresponde a una función dada, seleccionar la imagen que completa una serie, imaginar perspectivas desde diferentes puntos, cortar imaginariamente un poliedro y visualizar mentalmente un grabado por su parte trasera. Se ve que aquí también se evaluó la capacidad intelectual de los alumnos: los más dotados salieron bien, los menos dotados salieron mal. Éstos últimos han llevado ese estigma a lo largo de su vida académica por causa de evaluaciones mal planteadas.

CONCLUSIONES

La prueba PLANEA EMS adoleció de múltiples errores de diseño que no son congruentes con una evaluación de calidad del proceso educativo. Aunque se evaluaron conocimientos, también se evaluaron habilidades inherentes a cada ser humano y que son ajenas a procesos pedagógicos, tales como: la concentración, el razonamiento elevado, la imaginación, la abstracción y la perseverancia, entre otras. La prueba no estuvo equilibrada en cuando a reactivos y sesiones por área, notándose una descompensación en cuanto a su carga emocional e intelectual. Mucho de lo versado en la prueba no constituye conocimientos relevantes ni pertinentes al entorno social y económico en que se desenvuelve el alumno, por tanto, sus resultados también adolecen de los mismos vicios. No se pueden desprender acciones pertinentes a partir de sus resultados puesto que estos evidenciaron los “efectos” y no las “causas” de ellos. Cualquier acción que se proponga será equivalente a dar “palos de ciego”, lo que contraviene al concepto de calidad. En resumen, una pésima evaluación.

NOTA FINAL

Según un análisis a los resultados, algunas preparatorias públicas ubicadas fuera de la capital de una entidad “inflaron” el número de alumnos en los niveles 3 y 4. Esto demuestra que persisten los vicios que padeció la prueba ENLACE.

Puede consultar y contestar la prueba aplicada a una preparatoria pública o privada de su localidad en este sitio.

 

 
 

Comenta la publicación.