La fuerza del Estado contra la CNTE

 

El Gobierno Federal tenía que lavarse la cara ante el descomunal escándalo mundial que significó la segunda fuga del Chapo Guzmán.

Aceitó la maquinaria y apuntó la ‘fuerza del Estado’  hacia la rijosa Coordinadora Nacional de los Trabajadores de la Educación (CNTE).

Y es que con el objetivo de modernizar el sistema educativo oaxaqueño, Gabino Cué Monteagudo (flanqueado a su izquierda por el vocero de la Presidencia de la República, Eduardo Sánchez y a su derecha, por el Secretario de Educación Pública, Emilio Chuayffet Chemor), anunció  la publicación de un decreto que hiere seriamente al grupo más representativo de la Coordinadora:  la Sección 22.

El decreto publicado por Gabino Cué le arrebata a la seccional el Instituto Estatal de Educación Pública (IEEPO), que dicho sea de paso, significaba el centro de su abultado poder.

La acción tomó en evidente descuido a la Sección 22, que lejos está de la impavidez porque ya anunció movilizaciones que amenazan la estabilidad social de Oaxaca y el inicio del ciclo escolar 2015-2016.

Sin embargo, las condiciones están dadas para exhibir con mayor soltura a la CNTE porque hay voces con mucho poder como la de Mexicanos Primero, los empresarios, la del líder del SNTE, los partidos políticos, Diputados, Senadores, etc;  que claman un ¡ya basta! para la Coordinadora.

Aun con ese escenario que se antoja adverso para la disidencia magisterial, la confrontación que se viene por la embestida del Estado y la lucha que seguramente emprenderá la CNTE,  será compleja, de pronósticos reservados…de vencedores y vencidos.

¡Tiempos aciagos los que nos esperan!