ITSX regreso a actividades

 

El Instituto Tecnológico Superior de Xalapa reinicia actividades este lunes. Lo hace con el personal académico y sindicalizado vigilando los movimientos que puedan hacer las autoridades educativas. Lo mismo hace el resto de los institutos tecnológicos en el estado, según acuerdo al que llegaron representantes de los sindicatos de trabajadores al servicio de los institutos tecnológicos de Veracruz el jueves pasado.

Así que las mencionadas instituciones educativas regresan a la actividad cotidiana una vez que desde la Secretaría de Educación de Veracruz se ha desistido del intento de imponer a Alfonso Vázquez Cuevas como subdirector académico del ITSX. Es que al interior de esas instituciones los trabajadores afirman que si se desea calidad en la educación tecnológica la meta sólo se logrará teniendo personal preparado y con el perfil académico adecuado tanto en las aulas como en cargos directivos y no a políticos.

Fernando González Rivas, secretario general de la Federación de Sindicatos de Trabajadores de la Educación Tecnológica del Estado de Veracruz, recuerda que la educación tecnológica de Veracruz ha obtenido 94 premios académicos de los cuales 34 son de rango internacional en el área de robótica y que en ese sentido si se quieren tener resultados positivos entonces los políticos deben ocuparse de la política y los académicos de la academia.

El intento de colocar a Alfonso Vázquez Cuevas en la subdirección académica del ITSX, desplazando a Corina González Camacho, tiene un trasfondo político.

“Desafortunadamente, a la llegada de Ricardo Orozco Alor, autodenominado asesor del secretario de Educación, Flavino Ríos Alvarado, los institutos tecnológicos en el estado se están volviendo un caos y con la intervención de este funcionario se está echando a perder el buen trabajo desarrollado por trabajadores e instituciones debido a un capricho político”, asegura Fernando González Rivas.

Para el líder de los trabajadores del ITSX hacía muchos años que por lo menos en el Tecnológico de Xalapa no se presentaba una situación de conflicto y ahora se da curiosamente con los mismos actores de hace algunos años. “En 2004 se presentó una situación parecida en la cual los actores eran los mismos que ahora están  ocupando cargos de gobierno como Flavino Ríos y Ricardo Orozco Alor y algunos otros actores políticos que ahora nuevamente buscan desestabilizar a la institución educativa. Lo que los trabajadores buscamos es mantener el ritmo y la estabilidad en el trabajo que hemos tenido los últimos cuatro años y medio durante el gobierno del gobernador Javier Duarte; por ello, no vamos a permitir que debido a proyectos personales se eche a perder el trabajo de todo un sistema educativo”, afirma el dirigente sindical.

Es que hay quienes quieren tener presencia en el sistema de educación  tecnológica a través de los sindicatos y la imposición de directivos que atiendan a los intereses particulares y personales de un proyecto político sin importar que tengan que pasar por encima de quienes están haciendo un trabajo profesional, académico y generando las condiciones necesarias para que el sistema tenga estabilidad y crecimiento.

En este sentido, aseguran que teniendo a Ricardo Orozco Alor, director del Instituto Tecnológico Superior de Coatzacoalcos, como operador hay quienes buscan infiltrarse no solamente al ITSX sino al resto de las instituciones de este tipo de educación con la finalidad de crear un equipo que pueda garantizar llegar desde la educación tecnológica a una de las metas planteadas en 2016, la gubernatura. Ricardo Orozco Alor se ha erigido a sí mismo como súper asesor de las autoridades educativas y al hacerlo dirige a control remoto al instituto en el que le toca estar al frente, aseguran.  

El objetivo de Ricardo Orozco y quienes lo apoyan es infiltrarse tarde o temprano al ITSX para desactivar al Sindicato de Trabajadores del Instituto Tecnológico Superior de Xalapa y darle todo el apoyo a Mario Hernández Flores y a su sindicato disidente y para ello tienen todo el resto del año y parte del año que viene. Pero la coincidencia de actores, espacio y tiempo no solamente se da en este 2015, también se dio durante 2003 y 2004 cuando en el ITSX hubo paros y protestas y cuando desde la SEV se le deba todo el apoyo a Mario Hernández Flores.

En cuanto a Alfonso Vázquez Cuevas, éste es reconocido como político y no como académico. Como diputado local, coincidió con Flavino Ríos Alvarado, secretario de Educación, en la LIX Legislatura, y desde entonces se asegura que han hecho mancuerna. Por ello mismo, comentan al interior del ITSX, no es raro pensar que el intento de colocar a Alfonso Vázquez Cuevas como subdirector académico de la mencionada institución haya sido un pago de factura que no prosperó, por ahora.

 

Trabajar por la educación tecnológica

La preocupación al interior del ITSX es que regresen los tiempos de paros y conflictos de los años 2003 y 2004. Quienes están afiliados al Sindicato de Trabajadores del ITSX han colaborado con las autoridades y han hecho crecer la calidad educativa del mismo al grado de contribuir en la obtención de 94 premios académicos de los cuales 34 son de rango internacional.

Tanto en el ITSX como en el resto de los institutos tecnológicos en el estado, los trabajadores saben bien que debido al crecimiento exponencial de este subsistema educativo es necesaria mayor infraestructura. Cuando inició el sexenio de Javier Duarte de Ochoa se contaba a 35 mil alumnos matriculados en todo el estado mientras que en este momento se superan los 60 mil y durante este ciclo escolar se calcula que lleguen a ser 70 mil alumnos para cuya atención se requieren más aulas, laboratorios y espacios para recreación deportiva, así como apoyos académicos para que los maestros se sigan preparando.

Los trabajadores de la educación tecnológica del estado reconocen que a lo largo del gobierno de Javier Duarte el sistema de educación tecnológica se ha erigido como ejemplo a nivel nacional e internacional para destacar el trabajo que se ha realizado de manera conjunta entre institución y trabajadores sindicalizados. Pero ello puede venirse abajo, si desde la SEV se insiste en colocar a actores políticos en una institución educativa y de paso desestabilizar el trabajo y la cohesión existente entre los trabajadores de la educación tecnológica.