Falsas premisas.

En estos días, usted puede encontrar un sinnúmero de opiniones en las redes sociales y a través de opinadores profesionales acerca de la protesta magisterial que ya se extiende a 11 entidades de la república mexicana.
 
¿Por qué protestan los maestros? ¿qué quieren esos flojos? ¿por qué le temen al examen? ¿ellos tienen la culpa de que la educación en México sea una zona de desastre?
 
Premisa 1.- El SNTE teme perder el control de las plazas, los que protestan, también.
 
HECHO 1.- Los líderes magisteriales AVALAN la Reforma Educativa. Ese argumento no tiene sentido. Los miles de profesores que protestan, rechazan el artero atentado en contra de sus derechos laborales. 
 
Premisa 2.- Los maestros no quieren ser evaluados
 
HECHO.- Los maestros hemos presentado examen desde hace varios años y acatado los resultados de esa evaluación, pese a que “no hay techo financiero” para promovernos en carrera y los estímulos a escuelas de calidad, enlace y demás, son prácticamente nulos ¿dónde está ese dinero?
 
Premisa 3.- El examen que les aplicarán servirá para mejorar la calidad de la educación
 
HECHO.- El objetivo es correr a quienes no acrediten un instrumento que no admite revisión y desaparece el derecho de réplica. El resultado del examen sólo “demuestra” eso que llaman “puntos débiles” en un sólo factor de la práctica docente. Ser profesor es mucho más que acreditar un examen de conocimientos. Usted puede ser un erudito, pero sin pedagogía ni didáctica, sus alumnos simplemente no aprenderán, ergo esa premisa es una falacia.
 
Premisa 4.- Tienen hasta 3 oportunidades de acreditar un examen ¿no es mucho? 
 
HECHO.- El punto no son “las oportunidades” sino la desconfianza en los resultados de un instrumento que puede ser utilizado con tintes políticos. El INEE estará a la orden del Gobernador de turno. Si un profesor “falla” la prueba, es factible que pase a desempeñar labores electorales. Así de simple.
 
Premisa 5.- Los mejores maestros pasarán la prueba ¿por qué le tienen miedo?
 
HECHO.- No hay garantías de ello, porque no existen las condiciones (México ocupa el segundo lugar de corrupción a nivel mundial) para que los resultados sean confiables. Un profesor “políticamente incorrecto” es susceptible de perder el empleo. Esta reforma quiere docentes ascépticos, instrumentadores acríticos y operadores obedientes que no protesten ante la falta de rumbo del sistema educativo nacional
 
Premisa 6.- La Reforma Educativa no atenta contra el trabajo de los profesores
 
HECHO.- Esta es una reforma política que busca quitar el control de la educación al SNTE y devolverlo al Estado y esto fuera excelente, de no ser que se trata de una colonización electoral del PRI para coptar a los operadores políticos que el PANAL posee a través de los comisionados y los puestos clave que son considerados “conquistas sindicales”. Esa es la realidad
 
¿Usted qué opina, estimado lector?

Relacionados

Comenta la publicación.