Escozor por la suspensión

 

Entre padres de familia hay escozor por la suspensión de clases. Estando la educación tan mal en el país, las autoridades educativas deciden suspender las clases el día 14 y 15 para seguir con un megapuentazo el día 16, que es el único que se otorga oficialmente en el calendario escolar.

El día 15, según la SEV, se otorga con base en el oficio 53G/2015 “emitido por el subsecretario de Gobierno, Genero Mejía de la Merced, donde se estipula que estas fechas serán días inhábiles, por lo que serán suspendidas las labores”.

Las reacciones a la disposición, por supuesto, no se han hecho esperar entre padres de familia y el sector magisterial y no es para menos.

Legalmente, dicho oficio no debería tener validez alguna puesto que en este momento las dependencias del Poder Ejecutivo no están conformadas en un mando único como se hace en los casos de alguna situación extraordinaria. La suspensión de clases debería ser, en este momento, una atribución exclusiva de la SEV y no de la Subsecretaría de Gobierno.

Al comunicado número 415 de la SEV se le podrían señalar fallas graves en lo que respecta a la justificación de la suspensión de actividades dos días, siendo que ya hay un día autorizado en el calendario oficial. Se señala en el comunicado que la autorización de un día más se hace a petición de un sindicato que se compromete a reponer el día en diciembre. Dice: “También se informa que en atención a la solicitud de las organizaciones sindicales del Poder Ejecutivo, se otorga el día 14 como inhábil, el cual será sustituido por un día de las vacaciones de invierno”.

El Reglamento Interior de la Secretaría de Educación de Veracruz, publicado en la Gaceta Oficial número extraordinario 119 el miércoles 24 de mayo de 2006 establece en el capítulo II las atribuciones del secretario de educación.

En la sección B numeral VI se establece que atribución indelegable del secretario de Educación de Veracruz es “autorizar los calendarios escolares correspondientes a la educación media superior y superior y en su caso los ajustes que deban realizarse al calendario escolar expedido por la autoridad educativa federal para la educación preescolar, primaria, secundaria, normal y demás para la formación de docentes de educación básica cuando ello resulte necesario en atención a requerimientos específicos de la entidad”.

Pero pareciera que en Veracruz, el secretario de Educación se encuentra bajo la tutoría del Subsecretario de Gobierno o peor aún a merced de lo que disponga un sindicato del Poder Ejecutivo del estado. Por ello el escozor entre padres de familia y el sector magisterial.

Las reacciones

En las cuentas de redes sociales de profesores integrantes del Movimiento Insurgencia Magisterial, las reacciones no se han hecho esperar:

Una de ellas dice: “Cuando se piensa que las cosas no pueden ponerse peor, este gobierno nos sorprende. Suspender clases como mecanismo para desactivar exigencias, muestra la clase de autoridades que son y la importancia que le dan a la educación.

“La solución es simple:

“1. Pago, junto con la quincena, de los mismos conceptos que se le han depositado hasta este momento a los maestros federales.

“2. Presentación inmediata del Calendario de pago de todos los adeudos.

“Entre más se tarden en decidir, mayor será el costo que deberán asumir”.

El subsecretario de Educación Básica, Rosendo Pelayo Valdés, abona este viernes un día más al descontento que hay entre padres de familia y profesores. En una entrevista realizada por la reportera Beatriz Olivia Pérez de la XEU afirmó que el regreso a clases será hasta el jueves 17 (http://www.xeu.com.mx/nota.cfm?id=749376).

Para el funcionario, lo que podría entenderse como un puente excesivo no lo es tanto, “porque muchos estoy seguro que estarán el miércoles participando en el desfile cívico, el día domingo también hay actividades por cuestiones de los Niños Héroes y seguramente en los festivales del día 15 habrá escuelas participando”. El funcionario olvida que el día 15, la SEV lo otorgó como día de asueto. Olvida más: afirma que en las escuelas privadas las direcciones pueden determinar seguir o no las clases. “En las escuelas privadas se da una situación de un contrato que hace el padre de familia por un servicio que presta la escuela, la escuela puede acatar las instrucciones, pero puede llegar a un acuerdo con los padres como lo marca la iniciativa privada”. Hace unos meses, la misma SEV obligó a escuelas privadas a suspender clases sin importar el acuerdo que invoca el subsecretario de Educación Básica.

Por ello, en redes sociales hay reacciones a la disposición:
Ruth Crisostomo: Que barbaros si de por si el sistema educativo es tan mediocre tan pobre, que aprenden nuestros hijos nada.

Ladiv Sasor (Trabaja en SEV): Así es, lo malo es que la población piensa que son los maestros los que hacen el puente y no reflexionan que es el gobierno el que trata de hacer quedar mal a la educación pública, porque mientras acá se descansa en las escuelas privadas sí hay clases.

Silvia Balderas (Veracruz) Y enseguida a atacar a los mtros! No se vale. ellos nada q ver con el calendario escolar.

Patricia García (Veracruz Llave, Veracruz-Llave, México): Y eso es en todos los niveles?
Diego Hernández (Trabaja en Registro Civil): Vaya con el funcionario: Si es puente pero no tanto. Circo maroma y teatro.

Gabriel Rodriguez (Trabaja en Secretaría de Educación de Veracruz): El problema con los puentes son dos, primero que nada los maestros no lo solicitamos y mucho menos tenemos la autoridad para tomarlo pues al igual que ustedes si faltamos injustificadamente nos descuentan el día.

Y ahí entra el segundo punto, siendo una estrategia del gobierno para hacer circular el dinero (es decir que gastemos nuestro poco dinero) tiene varios años que la televisión y el radio tienen una campaña anti magisterial, sin darse cuenta del daño tan grande que se está ocasionando al restar autoridad y respeto a quienes pretendemos educar a los niños y jóvenes, o ya se nos olvidó como era en nuestra infancia, el maestro nos regañaba si teníamos un mal comportamiento y nunca iba una mamá a gritonear a las escuelas.