Desconfianza y errores en la evaluación del desempeño docente

 

No es normal que la Coordinación Nacional del Servicio Profesional Docente (CNSPD) haya ampliado hasta en tres ocasiones el periodo para que los maestros seleccionados para presentar la evaluación del desempeño puedan subir a la plataforma web, el portafolio de evidencias, y para que los directivos de esos maestros puedan responder al informe de sus responsabilidades profesionales.

Circulan dos versiones que podrían explicar los constantes cambios de fechas:

1.- Un grueso número de maestros que se resisten a subir sus evidencias, lo cual significaría un evidente quiebre para la evaluación del desempeño docente.

2.- Una CNSPD rebasada para hacer llegar información precisa a los maestros, con canales apropiados (teléfono, correo electrónico, personal capacitado para responder a las dudas de los maestros), página web saturada y envío tardío del usuario y contraseña para que los maestros puedan acceder al sistema y cumplir con la responsabilidad encomendada.

Ambas versiones sostenibles en voz de muchos maestros que expresan sus inconformidades en torno a la evaluación, las cuales asocian a la falta de rumbo de los principales responsables: la SEP y el INEE.

Sin embargo y luego de anunciar la tercera ampliación del plazo (hasta el 18 de septiembre) para que los maestros suban sus evidencias a la plataforma, el Coordinador Nacional del Servicio Profesional Docente, Ramiro Álvarez Retana, solo explicó que tanto SEP y el INEE, luego de un “análisis”  consideraron necesario ampliar el plazo”.

Tal explicación, sin sustancia ni fondo; refleja que no existe el más mínimo recoveco para hacer de la transparencia el eje rector de los procesos de evaluación al magisterio.

Además exhibe la soberbia de los evaluadores para no reconocer que en el proceso de la evaluación del desempeño docente se están cometiendo pronunciados errores de logística.

Desde esa perspectiva, no les preocupa que la desconfianza en el ánimo magisterial siga siendo galopante, y que abonar esa desconfianza, es la ruta para la simular que se evalúa, peor aún, para hacer fracasar a la más compleja de las evaluaciones.