¿Cuál voz? ¿la de la UNPF o la de los padres de familia?

 

Seguro estoy que en las escuelas país, los padres de familia desconocen que a nivel nacional, hay una cúpula que se agenció en automático el derecho de representar su voz frente a las políticas educativas del País.

Me refiero a la  Unión Nacional de Padres de Familia (UNPF), que se describe como “Una institución de servicio a la familia, organizada de forma independiente del poder público, con una estructura nacional, de afiliación voluntaria, con amplia experiencia de más de 9 décadas, y con logros importantes a lo largo de toda su historia, buscando que los padres de familia cumplan con sus deberes y exijan respeto a sus derechos”.

Foto: http://unpf.mx/
Foto: http://unpf.mx/

Se señala fundada en 1917 y que  ha desarrollado acciones decisivas en pro de una mayor libertad y mejor educación en México.

Y por si andaban con el pendiente, aquí el directorio:

-Presidenta.- Consuelo Mendoza García

-Director General.- Carlos Aguirre Marín

-Director Comunicación Social.- Marco Tulio Mendoza López.

 Además, aseguran tener presencia en una veintena de Estados del País.

Traigo a colación a la UNPF  a raíz de su último comunicado en el que exige –como lo hacen otras organizaciones civiles- que ENLACE no desaparezca.

Y es que el apasionante tema de la prueba incentiva el debate y los posicionamientos, como el de ésta organización.

Destaco al lector ésta parte de su comunicado:

“En un país democrático como el nuestro, las evaluaciones a maestros, directivos y alumnos deben ser abiertas, transparentes y medibles pues sólo así podremos conocer la realidad de nuestra educación; podremos participar juntos sociedad y gobierno en la mejora educativa, además los padres de familia podremos conocer, exigir y participar en la instrucción escolar de nuestros hijos”.

 ¿Ven las negritas?

Nos queda bastante claro que en un País como el nuestro, con su  democracia ratonera y alevosa, tendremos por default organizaciones que se adjudique el poder que no les pertenece como  el caso evidente de la UNPF.

Esta organización tiene  libre derecho de expresar lo que quiera sobre la prueba ENLACE, sin embargo, ese derecho no les concesiona representación, como nos quieren hacer creer, de la voz de los padres de familia del País.

En ese tema, dos cosas debería entender la  Unión Nacional:

1.- La prueba ENLACE no tuvo impacto entre los paternalistas de País.   ¿En verdad creen que la mayoría entendían las estadísticas enmarañadas entre puntajes comparativos, niveles y  porcentajes? ¿Cuántos de ellos cavilaron los resultados de sus hijos y  emprendieron acciones para mejorar su desempeño? ¿En verdad los padres de familia están preocupados por la suspensión de ENLACE? ¿Cómo le hizo la mayoría de los padres de familia sin acceso a internet para verificar los resultados de sus hijos?

2.- Se necesita verdadera participación y  voz legítima de los padres de familia y como es evidente, la  UNPF usurpa y entorpece.

Usurpa porque  la simulación con que se gobierna es pasmosa, pues los padres de familia a los que dicen representar, ignoran totalmente cómo  eligen a sus dirigentes, cómo se sostienen y a quién le rinden cuentas.   Eso, damas y caballeros, es antidemocracia pura y dura.

Y entorpecen porque acotan la participación genuina que merece un tema tan importante como la evaluación.

A la escuela pública le urgen ciudadanos participativos e influyentes y como consecuencia, organizaciones con verdadera base social, que expresen posturas veraces, de consenso, de inclusión, pero sobre todo, dispuestas a defender con  autoridad conferida, los intereses de sus representados.

Habría que recordarle  a la Unión Nacional de Padres de Familias que los ciudadanos están hasta la… el copete, de organizaciones autoproclamadas y aburguesadas.

Por eso, ahora que la moda es la suspensión de la prueba ENLACE, es obvio que la voz de los padres de familia debió escucharse,  sin embargo señores de la UNPF, esa voz, con la pena;  no es la de Ustedes.