Consideraciones sobre los resultados de la etapa XXIII de carrera magisterial.

 

Carrera MagisterialAlgo que hay que reconocer es, que hasta el momento (por lo menos en Tabasco), la Secretaría de Educación Pública está cumpliendo con el marco del cronograma de actividades de la etapa XXIII de carrera Magisterial, la última de éste programa de estímulos.

Y este que en diversas entidades ya está disponible en el sistema de consulta de carrera magisterial (SICAM), los resultados individuales de cada uno de los docentes luego del proceso de evaluación durante le ciclo escolar 2013-2014.

Sin embargo, es preciso elaborar algunas consideraciones para resolver algunas dudas que llegan al portal respecto a dichos resultados.

El sistema de evaluación.

Como bien se dio a conocer en Profelandia, en la etapa XXIII la convocatoria consideró diversos cambios en el sistema de evaluación.

En resumen dichos cambios fueron así:

  • Los maestros frente a grupo con PAE (con prueba de Aprovechamiento Escolar) debieron evaluarse en tres aspectos; aprovechamiento escolar (20 puntos), formación contínua (40 puntos) y preparación profesional (40 puntos).
  • Los maestros frente a grupo sin PAE (sin Prueba de Aprovehamiento Escolar), Directivos y Asesores Técnicos Pedagógicos (ATP), solamente en dos aspectos; formación contínua (50 puntos) y preparación profesional (50 puntos).

Entendido lo anterior tenemos claro cómo fuimos evaluados.

Tabulador de puntaje para promoción.

Otra cuaestión a considerar es la especie de tabulador que la convocatoria de la etapa considera para los aspirantes a promoción:

  • Promoción a nivel B, obligatorio obtener 80 puntos.
  • Promoción a nivel C, obligatorio obtener 85 puntos.
  • Promoción a nivel D, obligatorio obtener 90 puntos.
  • Promoción a nivel E, obligatorio obtener 95 puntos.

Es decir, quien tenga menos de los puntajes requeridos para su promoción correspondiente en dicho tabulador, no tiene posibilidades de promocionar.

Cabe aclarar que obtener tales puntajes no es garantía de promoción, pues hasta donde he podido investigar, se elabora una especie de lista de prelación desde puntaje mayor al menor y de ahí el corte de  en base al recurso disponible.  En resumen, es incorrecto dar por hecho que obtener 80 puntos se accede al nivel B, obtener 85 al nivel C y a sí en lo sucesivo.

En función de lo anterior, es necesario que el maestro, si considera que ha sido evaluado de manera incorrecta, realice la reclamación pertinente. Para ello es preciso que se dirija a la Coordinación de Carrera Magisterial para recibir las instrucciones necesarias para hacerlo.

Respecto al ingreso, la convocatoria no estipula algún puntaje mínimo requerido.

La Dictaminación.

Es el proceso de revisión y organización de los puntajes en base a la disponibilidad de los recursos. Es de este proceso en el cual se determinan los puntajes de ingreso y promoción, lo cual y de acuerdo con el cronograma (sugerible revisarlo) de la etapa en cuestión, aún no ocurre.

Es en ese sentido que especular con puntajes es incorrecto, debido a que con la dictaminación se sabrá quiénes ingresan y quienes promueven.

Asimismo es necesario reconocer que cada entidad federativa tiene sus particularidades, y  emite sus puntajes de acuerdo al aprovechamiento de los profesores en el  proceso de evaluación.    Es por eso que no coinciden los puntajes a nivel nacional.