A los normalistas “los quemaron vivos”, asegura el padre Alejandro Solalinde.

 
Foto: Cuarto Oscuro
Foto: Cuarto Oscuro

Para el padre Alejandro Solalinde, activista fundador del albergue Hermanos en el camino, en el estado de Oaxaca, los 43 normalistas desaparecidos en Iguala entre el 26 y 27 de septiembre están muertos e incluso señaló,  que fueron quemados vivos.

Mencionó que desde el domingo a la fecha ha tenido varios encuentros con testigos que sufrieron el primero y segundo ataque que revelaron que aún estando algunos estudiantes vivos o heridos fueron quemados.

 “Los testigos me dicen que los mataron y algunos estaban vivos. Que yo sepa, ese testimonio no lo han dado a las autoridades. Estaban heridos, y así como estaban heridos, los quemaron vivos, les pusieron diésel. Eso se va a saber, dicen que hasta les pusieron madera, algunos de ellos estaban vivos, otros muertos”, aseguró.

A través de su cuenta de Twitter, el sacerdote sostiene sus aseveraciones al tiempo que continúa encabezando la exigencia de la renuncia de Ángel Aguirre, a quien calificó de “hipócrita”, pues según el activista, el propio Gobernador sabe “que los mataron y cómo los mataron”